Petfacebook

Bocadillo fecal

11

Jul

2013

Lo sabemos, es asqueroso pero muy real. Muchas mascotas comen cualquier cosa, incluso sus propias heces o las de otros animales. A esta acción se le denomina coprofagia, término que deriva de las palabras griegas: kopros (heces) y fagos (aquel que come). Esta práctica no representa ningún peligro, a menos de que esté contaminada con parásitos, pero lo mejor es evitarla.
 
Es importante poner atención a esto, pues puede deberse a diferentes problemas médicos tales como la insuficiencia pancreática, la pancreatitis, las infecciones intestinales, el síndrome de malabsorción o el exceso de alimentos excesivamente grasos. En estos casos, el perro también presentará diarrea. 
 
Existen tres tipos de coprofagia, la autocoprofagia, es cuando un perro come su propio excremento. Por otro lado, la coprofagia intraespecífica, se refiere a la ingesta de la materia fecal de otro dentro de su propia especie. Por último, la coprofagia interespecífica, es aquella en la que el animal se come las heces de otra especie.
 
Este hábito es muy común en algunas situaciones. Por ejemplo, cuando una hembra acaba de parir, suele lamer el trasero de los cachorritos o gatitos recién nacidos para estimular la eliminación de orina y heces. 
 
Si tu perro busca las heces de tu gato para comerlas, la razón es porque la comida de los gatos tiene mayor contenido de grasas, por lo tanto, sus heces también, así la caja de arena se convierte en un maravilloso banquete para él.
 
Cuando las mascotas adultas continúan con este hábito, normalmente es señal de soledad o aburrimiento. También pueden asociar las heces a castigo y regaños, de tal forma que las comen para evitar que te enojes.
 
La mejor forma de acabar con este hábito desagradable, es ofrecer a tu mascota actividades físicas, ejercicios, nuevos juguetes y sobre todo más atención de tu parte. La prevención es el mejor tratamiento. Cuando tu mascota evacue, recoge las heces inmediatamente. Coloca la caja de arena de tu gato en un lugar donde los perros no puedan meter el hocico. También, es importante que mantengas la caja de arena siempre limpia, en especial, después de la comida del gato.
 
Es importante que los alimentos balanceados que le compres a tu mascota sean de calidad. La falta de fibra en la dieta puede provocar coprofagia, incluso puede comenzar a practicarla como costumbre para complementar su horario de comida y cumplir esta necesidad.
 
Si ya seguiste estos consejos y observas que el comportamiento aún es recurrente, lo mejor es acudir al veterinario, ya que la causa de la coprofagia puede ser alguna enfermedad importante o grave. También, los parásitos pueden robar nutrientes del organismo de tu mascota, recuerda llevarlo a desparasitarlo frecuentemente. 

No hay comentarios

Dejanos tus comentarios.

Necesitas estar registrado para escribir un comentario.

Ingresa con facebook y participa.

Consiente a tu mascota. Conoce los beneficios de los masajes en perros y gatos

¿Tu felino tiene sobrepeso?

Más Artículos

Anuncios

Anuncios

Cloud Tag

caminatas d.f hábitos internet velocidad botiquín shiba adultos mayores delfines maullidos olores hibernación alergias vejez historias tips lluvia felicidad

Patrocinadores